Arecibo: el fin de un gigante

Después de dos roturas de cable en agosto y noviembre, el radiotelescopio de Arecibo estaba en peligro y amenazaba con colapsar. La rotura de un tercer cable provocó la caída de la plataforma central de 900 toneladas sobre el reflector de 305 metros.

El radiotelescopio de Arecibo

Este radiotelescopio, gestionado por la National Science Foundation, una agencia del gobierno de los EE.UU., fue construido en Arecibo, en la costa norte de la isla caribeña de Puerto Rico. Diseñado originalmente para estudiar la ionosfera, fue también un excelente instrumento astronómico y el origen de muchos descubrimientos científicos. El 7 de abril de 1964, poco después de su inauguración, el equipo de Gordon Pettengill lo utilizó para medir el período de rotación de Mercurio. En agosto de 1989, el observatorio captará la imagen de un asteroide – (4769) Castalia – por primera vez en la historia. Al año siguiente, el astrónomo polaco Aleksander Wolszczan descubrió el púlsar PSR B1257+12, seguido en 1992 por sus dos planetas en órbita.

Arecibo fue también la fuente de datos del proyecto SETI@home propuesto por el Laboratorio de Ciencias Espaciales de la Universidad de Berkeley. Este proyecto de computación distribuida utilizando ordenadores conectados a Internet tenía dos objetivos. El primero fue probar la eficacia de este método, que es mucho menos costoso que el uso de supercomputadoras. El segundo fue analizar las señales provenientes de la antena de Arecibo para detectar, lo cual fue un fracaso, la existencia de una inteligencia no terrestre.

Fue posible extraer los metadatos de los paquetes de cálculo de Seti@Home en las versiones 1 y 2 de WinStars y conocer las coordenadas celestes y la frecuencia que habían sido utilizadas para hacer la grabación desde el radiotelescopio. La versión 3 ya no ofrecía esta funcionalidad desde que se suspendió el proyecto en marzo de 2020.

Arecibo también fue un lugar de rodaje. Podemos recordar, por ejemplo, la escena en la que Jodie Foster descubre por primera vez el radiotelescopio en el cual va a trabajar (Contacto de Robert Zemeckis – 1997).