septiembre 2021 - WinStars 3

Cometas y asteroides en WinStars 3

La última versión de WinStars se centra en los cometas y asteroides, representándolos lo más fielmente posible.

Para ello, WinStars 3 consulta la base de datos 3d-asteroids.space cuando el usuario se acerca a uno de estos objetos y recupera el modelo 3D correspondiente si está disponible.

67P/Churyumov-Gerasimenko tal como fue mapeada por la misión Rosetta

En órbita alrededor del Sol, los cometas y asteroides nos proporcionan valiosa información sobre los elementos constituyentes de los planetas. Habiendo evolucionado poco desde su formación hace 4.600 millones de años, aparecen como remanentes distantes de la nebulosa primordial que originó nuestro sistema solar. Por esta razón, desde hace algunas décadas, estos pequeños cuerpos celestes han atraído cada vez más la atención de los científicos que han desarrollado numerosas técnicas para conocer sus características físicas (forma, configuración, superficie, geología, período de rotación, etc.). Por supuesto, ha habido algunas misiones interplanetarias que han permitido acercarse a ellos (podemos mencionar Galileo, NEAR Shoemaker, Dawn o Rosetta), pero estas misiones son demasiado complejas y costosas como para explorar así los 390.000 asteroides que han sido registrados hasta ahora.

El asteroide (1) Ceres visto desde la nave espacial Dawn.

Así, cuando uno de estos objetos se encuentra a menos de dos millones de kilómetros de la Tierra, a veces es posible utilizar potentes radiotelescopios para obtener imágenes de su superficie y determinar su tamaño, morfología, velocidad de rotación y si está o no acompañado de uno o varios satélites pequeños.

De esta manera, el asteroide 2021 PJ1 fue observado el 14 de agosto de 2021 con la antena de 70 metros del Deep Space Network ubicada en Barstow, California. Y fue con el radiotelescopio de Arecibo que se realizaron la mayoría de los estudios de imágenes de radar para alcanzar hoy un catálogo de mil objetos.

Pero el método fotométrico de curvas de luz es el más utilizado. Los asteroides tienen diámetros tan modestos (< 1000 km) que es imposible resolverlos ópticamente con los telescopios terrestres más grandes. Sin embargo, al observar las variaciones de brillo de los asteroides durante unas diez horas, se puede reconstruir matemáticamente la geometría del objeto y definir el período de rotación. Estas curvas de luz, que muestran mínimos y máximos así como períodos, son pistas sobre una forma alargada o esférica, irregularidades en la superficie, la presencia de grandes cráteres o la existencia de un compañero.

Para completar esta presentación, solo puedo recomendar la lectura de dos artículos que Stéphane Fauvaud ha dedicado a este tema y que encontrará al final de la página. He tenido el placer de acompañarlo al observatorio del Pic du Midi durante los últimos diez años en misiones para establecer estas curvas de luz. Algunas de ellas permiten hoy reproducir en 3D varios asteroides presentes en W3.

Por el momento, solo los objetos con un número < 100 están representados en 3D en la versión de pago.

La mayoría de los asteroides tienen este aspecto anguloso y no están texturizados en el software. Esto significa que se utilizó el método de curvas de luz para determinar su forma general. Un método matemático que no proporciona ninguna información sobre el aspecto fotográfico de la superficie.